Red Otri de Andalucía. Tag: Conservación. localhost Red Otri de Andalucía. Ofertas, Proyectos, Patentes, Spin offs es-es Expertos de la UPO desarrollan materiales digitales de acceso abierto sobre las fortificaciones gaditanas localhost/noticias/expertos-de-la-upo-desarrollan-1324476303/ <img style="float: left;padding-right: 10px;padding-bottom:10px;" src="localhost/static/photologue/photos/cache/1128_1-1324476304_1_detail.jpg" alt="1128_1-1324476304.jpg" title="1128_1-1324476304.jpg" /> Expertos de la Universidad Pablo de Olavide, coordinados por la profesora Pilar Ortiz Calder&oacute;n, est&aacute;n realizando un proyecto destinado a impulsar la ense&ntilde;anza a trav&eacute;s de Internet de las fortificaciones de la provincia de C&aacute;diz. Este proyecto, bautizado como&nbsp;e-Fort (Ense&ntilde;anza on-line de rutas de fortificaciones gaditanas)&nbsp;y financiado por la Direcci&oacute;n General de Relaciones Institucionales de la Defensa del Ministerio de Defensa, se basa en la utilizaci&oacute;n de las nuevas tecnolog&iacute;as de la informaci&oacute;n para la promoci&oacute;n y difusi&oacute;n de rutas de baluartes, castillos, torres y murallas de las ciudades de C&aacute;diz y Algeciras. El principal objetivo de este proyecto es la realizaci&oacute;n de fichas digitales, donde se realiza un an&aacute;lisis del estado de conservaci&oacute;n de las principales fortificaciones y elementos de defensa costera de Algeciras y C&aacute;diz. Este material, que ser&aacute; ofrecido en un formato de acceso libre para favorecer su uso educativo, aspira a ser una herramienta para generar conciencia entre los estudiantes espa&ntilde;oles sobre el respeto y sensibilizaci&oacute;n&nbsp; por el patrimonio hist&oacute;rico, a la vez que los acerca a las fortificaciones gaditanas de una forma transversal desde las Ciencias y las Humanidades. Los resultados de este proyecto se publicar&aacute;n en la p&aacute;gina web de la Universidad Pablo de Olavide, donde los profesores podr&aacute;n trabajar con sus alumnos la materia desde tres perspectivas: la historia de las fortificaciones y elementos de defensa costera; el estudio del entorno ambiental como elemento de riesgo del patrimonio hist&oacute;rico; y los materiales y las patolog&iacute;as de construcci&oacute;n. De este modo, este proyecto de innovaci&oacute;n basado en la cooperaci&oacute;n cient&iacute;fico-t&eacute;cnica y en el uso de las TICs, permitir&aacute; en el futuro ense&ntilde;ar conceptos relacionados con las fortificaciones de C&aacute;diz y Algeciras mediante un inventario on-line de las obras estudiadas por el equipo de trabajo. Pilar Ortiz Calder&oacute;n es profesora del &Aacute;rea de Cristalograf&iacute;a y Mineralog&iacute;a de la UPO y directora del grupo de investigaci&oacute;n &ldquo;Tecnolog&iacute;a del Medio Ambiente&rdquo;, equipo multidisciplinar que aborda los aspectos relacionados con la conservaci&oacute;n de obras de inter&eacute;s hist&oacute;rico-art&iacute;stico. En este proyecto cuenta con la participaci&oacute;n de los expertos Tom&aacute;s Cordero Ruiz, Jos&eacute; Mar&iacute;a Mart&iacute;n Ram&iacute;rez, Roc&iacute;o Ortiz Calder&oacute;n y Auxiliadora G&oacute;mez Mor&oacute;n. Web del proyecto P&aacute;gina en Facebook Fuente: DUPO 21 de diciembre de 2011 localhost/noticias/expertos-de-la-upo-desarrollan-1324476303/ Científicos de la UPO estudian los riesgos en la restauración de metales del patrimonio histórico de España y Cuba localhost/noticias/cientificos-de-la-upo-estudian-1324476304/ <img style="float: left;padding-right: 10px;padding-bottom:10px;" src="localhost/static/photologue/photos/cache/1118_1-1324476305_1_detail.jpg" alt="1118_1-1324476305.jpg" title="1118_1-1324476305.jpg" /> Cient&iacute;ficos de la Universidad Pablo de Olavide y del Centro Nacional de Restauraci&oacute;n, Conservaci&oacute;n y Museolog&iacute;a de La Habana (Cuba) han creado una red destinada al estudio de los riesgos del patrimonio hist&oacute;rico de naturaleza met&aacute;lica y el desarrollo de t&eacute;cnicas menos invasivas para su estudio. Este proyecto de innovaci&oacute;n liderado por Pilar Ortiz Calder&oacute;n, profesora del &Aacute;rea de Cristalograf&iacute;a y Mineralog&iacute;a de la UPO, permitir&aacute; en un futuro compartir el conocimiento sobre obras met&aacute;licas de inter&eacute;s procedentes de Espa&ntilde;a y Cuba mediante un inventario online. Huella de la identidad cultural de un territorio, el patrimonio hist&oacute;rico supone a d&iacute;a de hoy una fuente de ingresos y de desarrollo socioecon&oacute;mico. Conservar este legado es, pues, fundamental para una generaci&oacute;n de riqueza basada en la sostenibilidad. Bajo esta idea, el grupo de expertos ha creado una red de cooperaci&oacute;n en la que cada investigador aporta su tecnolog&iacute;a y conocimientos para establecer un m&eacute;todo de trabajo destinado al diagn&oacute;stico, seguimiento e innovaci&oacute;n en los trabajos de restauraci&oacute;n de piezas hist&oacute;rico-art&iacute;sticas de naturaleza met&aacute;lica. Los resultados obtenidos en esta investigaci&oacute;n, que lleva por t&iacute;tulo &ldquo;La protecci&oacute;n del patrimonio hist&oacute;rico como herramienta de cooperaci&oacute;n y desarrollo. La mirada del Giraldillo a la Giraldilla&rdquo; y que est&aacute; financiada por la Universidad Pablo de Olavide, se utilizar&aacute;n para organizar un campus virtual de formaci&oacute;n destinado los especialistas en la materia. De este modo, a trav&eacute;s de Internet se llevar&aacute;n a cabo programas de formaci&oacute;n permanente en castellano, comenzando en los pr&oacute;ximos meses con un curso especializado sobre restauraci&oacute;n de metales. &ldquo;Nuestro proyecto busca no s&oacute;lo producir conocimiento, sino tambi&eacute;n difundirlo entre el p&uacute;blico, especializado y entre las nuevas generaciones, as&iacute; como generar nuevas oportunidades de prosperidad en igualdad entre mujeres y hombres&rdquo;, se&ntilde;ala Pilar Ortiz. A este respecto, la iniciativa contempla la edici&oacute;n de un cuaderno de buenas pr&aacute;cticas de conservaci&oacute;n y restauraci&oacute;n que ser&iacute;an difundidas entre artesanos, restauradores y otros especialistas del sector. Por otro lado, se realizar&aacute; un dec&aacute;logo para estudiantes en edad escolar, con el que se transmitir&aacute; la necesidad de proteger el patrimonio frente a los riesgos ambientales y antr&oacute;pcicos, ya que son la huella cultural de nuestro pasado. Un &uacute;ltimo aspecto que abordar&aacute; la red hispanocubana de cooperaci&oacute;n ser&aacute; la creaci&oacute;n de un observatorio sobre el estado de conservaci&oacute;n del patrimonio hist&oacute;rico de naturaleza met&aacute;lica. Una entidad con la que pretenden desarrollar l&iacute;neas de investigaci&oacute;n para obras met&aacute;licas en ambientes urbanos, en zonas costeras y en ambientes sumergidos tanto de Cuba como de Espa&ntilde;a. Los resultados de su actividad ser&iacute;an de gran inter&eacute;s no s&oacute;lo para los centros de investigaci&oacute;n especializados en la materia, sino adem&aacute;s para la comunidad universitaria internacional. Fuente: Dupo 21 de diciembre de 2011 localhost/noticias/cientificos-de-la-upo-estudian-1324476304/ La preservación de la biodiversidad es crucial para frenar la desertificación en zonas áridas, según los resultados de un estudio en el que participa la UPO localhost/noticias/la-preservacion-de-la-biodiver-1326712082/ <img style="float: left;padding-right: 10px;padding-bottom:10px;" src="localhost/static/photologue/photos/cache/0113_1-1326712083_1_detail.jpg" alt="0113_1-1326712083.jpg" title="0113_1-1326712083.jpg" />Un equipo internacional de investigadores en el que participa la Universidad Pablo de Olavide concluye un estudio emp&iacute;rico cuyos resultados sugieren que la preservaci&oacute;n de la biodiversidad vegetal es crucial para frenar los efectos negativos del cambio clim&aacute;tico y la desertificaci&oacute;n en zonas &aacute;ridas. El trabajo, liderado Fernando T. Maestre, investigador de la Universidad Rey Juan Carlos, y en el que participan Antonio Gallardo y Manuel Delgado Baquerizo, ambos investigadores de la Universidad Pablo de Olavide, ha sido publicado en la prestigiosa revista Science, bajo el t&iacute;tulo &ldquo;Plant species richness and ecosystem multifunctionality in global drylands&rdquo;. Los resultados de este estudio indican que el funcionamiento del ecosistema mejora conforme aumenta el n&uacute;mero de especies vegetales, y que dicho funcionamiento disminuye conforme aumenta la temperatura media anual, en zonas &aacute;ridas de todo el planeta. Si bien existen evidencias de que la biodiversidad es un factor importante para el correcto funcionamiento de los ecosistemas y que, por lo tanto, aqu&eacute;llos en los que conviven m&aacute;s especies proporcionan m&aacute;s servicios y funcionan mejor, este trabajo es el primero en evaluar de forma expl&iacute;cita las relaciones entre la funcionalidad del ecosistema y la biodiversidad bajo condiciones naturales a una escala global.&nbsp;&nbsp; El muestreo de campo ha consistido en una observaci&oacute;n directa de 224 ecosistemas naturales dispersos a lo largo de 16 pa&iacute;ses de todos los continentes excepto la Ant&aacute;rtida, y ha sido completado por un escrupuloso examen de m&aacute;s de 2600 muestras de suelo, llevado a cabo en los laboratorios de las universidades Rey Juan Carlos, Pablo de Olavide y de Ja&eacute;n. Los investigadores han analizado 14 variables relacionadas con el ciclo de elementos esenciales para la vida, como el carbono, el nitr&oacute;geno y el f&oacute;sforo, que son a su vez buenos indicadores del funcionamiento de los ecosistemas y de los servicios que nos prestan (mantenimiento de la fertilidad del suelo, control de la erosi&oacute;n, regulaci&oacute;n del clima mediante la fijaci&oacute;n de CO2 atmosf&eacute;rico, etc.). De esta forma, no s&oacute;lo se ha estimado el estado funcional de los ecosistemas, sino que se ha obtenido informaci&oacute;n para poder identificar el inicio de procesos de degradaci&oacute;n de los mismos que, en zonas como las estudiadas, pueden llevar a su desertificaci&oacute;n. Las zonas &aacute;ridas tienen gran importancia a nivel mundial, ya que cubren el 41% de la superficie terrestre, alojan al 38% de la poblaci&oacute;n humana y poseen una gran significaci&oacute;n para el mantenimiento de la biodiversidad global, al albergar el 20% de los principales centros de diversidad de plantas&nbsp; y el 30% de las principales &aacute;reas de aves end&eacute;micas. Estos ecosistemas son tambi&eacute;n muy vulnerables ante el cambio clim&aacute;tico y la desertificaci&oacute;n, dos de los principales problemas ambientales a los que se enfrenta la humanidad. &ldquo;Este estudio proporciona evidencias emp&iacute;ricas sobre la importancia de la biodiversidad para mantener y mejorar la funcionalidad de los ecosistemas &aacute;ridos, semi-aridos y seco-subh&uacute;medos. La calidad y cantidad de servicios ecosist&eacute;micos depende en buena medida de variables como las evaluadas, por lo que los resultados obtenidos indican que el aumento del n&uacute;mero de especies de plantas puede mejorar la provisi&oacute;n de los mismos. Igualmente, y dado que la desertificaci&oacute;n a menudo comienza con la p&eacute;rdida de la fertilidad del suelo, dicho aumento puede tambi&eacute;n aumentar la resistencia del ecosistema frente a la desertificaci&oacute;n&rdquo;, afirma el doctor Maestre. En definitiva, este trabajo pone de manifiesto la necesidad de considerar la biodiversidad a la hora de conseguir ecosistemas m&aacute;s funcionales y resistentes frente al cambio clim&aacute;tico y la desertificaci&oacute;n. La publicaci&oacute;n de este estudio es la culminaci&oacute;n de cinco a&ntilde;os de investigaciones, y de un esfuerzo colectivo en el que han participado m&aacute;s de 50 investigadores pertenecientes a 30 instituciones de 16 pa&iacute;ses diferentes. Todo este trabajo ha podido ser ejecutado gracias a la financiaci&oacute;n aportada por numerosos organismos p&uacute;blicos y fundaciones privadas en los distintos pa&iacute;ses. Fuente: Unidad T&eacute;cnica de Comunicaci&oacute;n UPO 16 de enero de 2012 localhost/noticias/la-preservacion-de-la-biodiver-1326712082/ La preservación de la biodiversidad es crucial para frenar la desertificación en zonas áridas, según los resultados de un estudio en el que participa la UPO localhost/noticias/la-preservacion-de-la-biodiver-1326893065/ <img style="float: left;padding-right: 10px;padding-bottom:10px;" src="localhost/static/photologue/photos/cache/0113_1-1326893066_1_detail.jpg" alt="0113_1-1326893066.jpg" title="0113_1-1326893066.jpg" />Un equipo internacional de investigadores en el que participa la Universidad Pablo de Olavide concluye un estudio emp&iacute;rico cuyos resultados sugieren que la preservaci&oacute;n de la biodiversidad vegetal es crucial para frenar los efectos negativos del cambio clim&aacute;tico y la desertificaci&oacute;n en zonas &aacute;ridas. El trabajo, liderado Fernando T. Maestre, investigador de la Universidad Rey Juan Carlos, y en el que participan Antonio Gallardo y Manuel Delgado Baquerizo, ambos investigadores de la Universidad Pablo de Olavide, ha sido publicado en la prestigiosa revista Science, bajo el t&iacute;tulo &ldquo;Plant species richness and ecosystem multifunctionality in global drylands&rdquo;. Los resultados de este estudio indican que el funcionamiento del ecosistema mejora conforme aumenta el n&uacute;mero de especies vegetales, y que dicho funcionamiento disminuye conforme aumenta la temperatura media anual, en zonas &aacute;ridas de todo el planeta. Si bien existen evidencias de que la biodiversidad es un factor importante para el correcto funcionamiento de los ecosistemas y que, por lo tanto, aqu&eacute;llos en los que conviven m&aacute;s especies proporcionan m&aacute;s servicios y funcionan mejor, este trabajo es el primero en evaluar de forma expl&iacute;cita las relaciones entre la funcionalidad del ecosistema y la biodiversidad bajo condiciones naturales a una escala global.&nbsp;&nbsp; El muestreo de campo ha consistido en una observaci&oacute;n directa de 224 ecosistemas naturales dispersos a lo largo de 16 pa&iacute;ses de todos los continentes excepto la Ant&aacute;rtida, y ha sido completado por un escrupuloso examen de m&aacute;s de 2600 muestras de suelo, llevado a cabo en los laboratorios de las universidades Rey Juan Carlos, Pablo de Olavide y de Ja&eacute;n. Los investigadores han analizado 14 variables relacionadas con el ciclo de elementos esenciales para la vida, como el carbono, el nitr&oacute;geno y el f&oacute;sforo, que son a su vez buenos indicadores del funcionamiento de los ecosistemas y de los servicios que nos prestan (mantenimiento de la fertilidad del suelo, control de la erosi&oacute;n, regulaci&oacute;n del clima mediante la fijaci&oacute;n de CO2 atmosf&eacute;rico, etc.). De esta forma, no s&oacute;lo se ha estimado el estado funcional de los ecosistemas, sino que se ha obtenido informaci&oacute;n para poder identificar el inicio de procesos de degradaci&oacute;n de los mismos que, en zonas como las estudiadas, pueden llevar a su desertificaci&oacute;n. Las zonas &aacute;ridas tienen gran importancia a nivel mundial, ya que cubren el 41% de la superficie terrestre, alojan al 38% de la poblaci&oacute;n humana y poseen una gran significaci&oacute;n para el mantenimiento de la biodiversidad global, al albergar el 20% de los principales centros de diversidad de plantas&nbsp; y el 30% de las principales &aacute;reas de aves end&eacute;micas. Estos ecosistemas son tambi&eacute;n muy vulnerables ante el cambio clim&aacute;tico y la desertificaci&oacute;n, dos de los principales problemas ambientales a los que se enfrenta la humanidad. &ldquo;Este estudio proporciona evidencias emp&iacute;ricas sobre la importancia de la biodiversidad para mantener y mejorar la funcionalidad de los ecosistemas &aacute;ridos, semi-aridos y seco-subh&uacute;medos. La calidad y cantidad de servicios ecosist&eacute;micos depende en buena medida de variables como las evaluadas, por lo que los resultados obtenidos indican que el aumento del n&uacute;mero de especies de plantas puede mejorar la provisi&oacute;n de los mismos. Igualmente, y dado que la desertificaci&oacute;n a menudo comienza con la p&eacute;rdida de la fertilidad del suelo, dicho aumento puede tambi&eacute;n aumentar la resistencia del ecosistema frente a la desertificaci&oacute;n&rdquo;, afirma el doctor Maestre. En definitiva, este trabajo pone de manifiesto la necesidad de considerar la biodiversidad a la hora de conseguir ecosistemas m&aacute;s funcionales y resistentes frente al cambio clim&aacute;tico y la desertificaci&oacute;n. La publicaci&oacute;n de este estudio es la culminaci&oacute;n de cinco a&ntilde;os de investigaciones, y de un esfuerzo colectivo en el que han participado m&aacute;s de 50 investigadores pertenecientes a 30 instituciones de 16 pa&iacute;ses diferentes. Todo este trabajo ha podido ser ejecutado gracias a la financiaci&oacute;n aportada por numerosos organismos p&uacute;blicos y fundaciones privadas en los distintos pa&iacute;ses. Fuente: Unidad T&eacute;cnica de Comunicaci&oacute;n UPO 18 de enero de 2012 localhost/noticias/la-preservacion-de-la-biodiver-1326893065/ La UPO, Ecomímesis y Research Aprorca diseñan mapas de riesgo y vulnerabilidad de edificios en los conjuntos históricos de ciudades andaluzas localhost/casos-de-exito/la-upo-ecomimesis-y-research-a-1328871587/ Los materiales empleados en la construcci&oacute;n de edificios y monumentos que integran el Patrimonio Hist&oacute;rico de las ciudades sufren alteraciones muy r&aacute;pidas, al verse sometidos a la presi&oacute;n de agentes naturales, atmosf&eacute;ricos y de origen humano. En algunos casos, el deterioro avanzando en el que se encuentran estos edificios requiere intervenciones de &lsquo;rescate&rsquo; para asegurar su conservaci&oacute;n y perpetuar su inter&eacute;s hist&oacute;rico-cultural y tur&iacute;stico. En este sentido, investigadores de la Universidad Pablo de Olavide y de la&nbsp;Hispalense, junto a las empresas Research Aprorca y Ecom&iacute;mesis acometen un proyecto dirigido a la elaboraci&oacute;n de mapas de riesgos y per&iacute;metros de vulnerabilidad de los centros hist&oacute;ricos de Andaluc&iacute;a, para establecer medidas de prevenci&oacute;n y reducir de esta manera las situaciones de &lsquo;emergencia&rsquo;. Con este proyecto motriz, denominado Dise&ntilde;o y Validaci&oacute;n de Metodolog&iacute;a para la realizaci&oacute;n de Mapas de Riesgos y Vulnerabilidad en Conjuntos Hist&oacute;ricos, los expertos de las universidades sevillanas proponen una metodolog&iacute;a que por primera vez analiza riesgo y vulnerabilidad juntos. &Eacute;sta se basa en matrices de evaluaci&oacute;n que tienen en cuenta los agentes y los factores de agresi&oacute;n que amenazan la conservaci&oacute;n del patrimonio y que pueden ser de car&aacute;cter ambiental y antropog&eacute;nico, estos &uacute;ltimos provocados por el hombre. Para la elaboraci&oacute;n de los mapas, el grupo de investigaci&oacute;n de las &Aacute;rea de Cristalograf&iacute;a y Mineralog&iacute;a de las Universidades Pablo de Olavide e Hispalense, coordinado en este proyecto por la investigadora Pilar Ortiz Calder&oacute;n, analiza y clasifica los riesgos en funci&oacute;n del nivel y el origen, seg&uacute;n sean ocasionados por factores f&iacute;sicos, como terremotos, incendios, inundaciones, volcanes, acu&iacute;feros, din&aacute;mica de litorales, etc. denominados est&aacute;ticos-estructurales, o por causas ambientales, como la contaminaci&oacute;n atmosf&eacute;rica, cambios de humedad y temperatura. Tambi&eacute;n tienen en cuenta los riesgos de origen humano, denominados antr&oacute;picos, que incluyen desde la presi&oacute;n tur&iacute;stica a los actos vand&aacute;licos como rotura de estatuas o graffitis, estos &uacute;ltimos convertidos en una gran amenaza por la composici&oacute;n de las nuevas tintas utilizadas, imposibles de limpiar por su capacidad de penetrar en la piedra. El siguiente paso consiste en utilizar sistemas de informaci&oacute;n geogr&aacute;fica para elaborar mapas a partir de la clasificaci&oacute;n de riesgos. &ldquo;Introducimos la informaci&oacute;n en distintas capas y valoramos todo tipo de da&ntilde;os y riesgos. Miramos c&oacute;mo de vulnerable es el edificio para poder saber el peligro al que se enfrenta, es decir sus posibles &ldquo;enfermedades&rdquo; lo hacen m&aacute;s fr&aacute;gil a los eventos adversos como terremotos o actos vand&aacute;licos&rdquo;, en palabras de la investigadora. Paralelamente, con la matriz de vulnerabilidad elaboran unas &lsquo;fichas&rsquo; de cada edificio que tienen en cuenta el tipo de materiales utilizados para su construcci&oacute;n. El comportamiento que presentan en funci&oacute;n del material utilizado puede variar. &ldquo;Por ejemplo, no es lo mismo que est&eacute;n edificados con granito o m&aacute;rmol, que son materiales muy resistentes y de muy baja porosidad, a que utilicen areniscas y calizas que se erosionan con mayor facilidad&rdquo;, se&ntilde;ala Ortiz Calder&oacute;n. A partir de ah&iacute; eval&uacute;an los da&ntilde;os y los clasifican seg&uacute;n el estado de gravedad de los edificios en muy grave, grave o leve, adem&aacute;s de aconsejar unos plazos de restauraci&oacute;n. &ldquo;Traducimos esta clasificaci&oacute;n a un lenguaje para facilitar la gesti&oacute;n de los ayuntamientos y organismos implicados. Por ejemplo, si es muy grave el estado se traduce en que hay que restaurarlo en menos de un a&ntilde;o&rdquo;. De este modo, adem&aacute;s de identificar d&oacute;nde est&aacute;n los riesgos, elaboran un informe sobre cu&aacute;les son los edificios que requieren una restauraci&oacute;n m&aacute;s inmediata y qu&eacute; pol&iacute;tica pueden realizar de conservaci&oacute;n preventiva. Este informe con estrategias de conservaci&oacute;n y plazos ayudar&iacute;a a priorizar las actuaciones y a reducir costes de restauraci&oacute;n. &ldquo;Si se aplicaran medidas de prevenci&oacute;n, se reducir&iacute;an considerablemente las grandes inversiones que requieren las labores de conservaci&oacute;n y restauraci&oacute;n del patrimonio hist&oacute;rico. Se trata de una actuaci&oacute;n proactiva en lugar de la reactiva que es la actitud com&uacute;nmente observada en este &aacute;mbito&rdquo;, destaca la coordinadora del proyecto. Una de las ventajas de aplicar esta metodolog&iacute;a, seg&uacute;n el grupo de la Olavide, es que facilitar&iacute;a el desarrollo de propuestas de ordenaci&oacute;n urbana. Un ejemplo es el caso de Sevilla: con la peatonalizaci&oacute;n del centro se ha conseguido disminuir el riesgo de contaminaci&oacute;n atmosf&eacute;rica sobre el patrimonio hist&oacute;rico. &ldquo;El hecho de que pase el tr&aacute;fico en el entorno de la Catedral o el Ayuntamiento, implica que se ensucien las fachadas de los edificios por la emisi&oacute;n de gases y que haya que limpiarlos m&aacute;s a menudo, con el consecuente gasto que eso conlleva que quiz&aacute; no nos podamos permitir en un futuro. Por eso, si no es posible eliminar el tr&aacute;fico de los centros hist&oacute;ricos, al menos reducirlo al m&iacute;nimo. Hay que tratar en la medida de lo posible minimizar todos aquellos da&ntilde;os que implican realizar restauraciones muy seguidas&rdquo;, sentencia Pilar Ortiz. Conflictos armados Una vez obtengan los resultados del estudio en las provincias andaluzas, concretamente de la ciudad de C&aacute;diz, los de la Olavide los comparar&aacute;n con los obtenidos en un estudio paralelo que se est&aacute; desarrollado en La Habana, Cuba. Seg&uacute;n explica Pilar Ortiz: &ldquo;Una de las cosas de las que nos hemos dado cuenta es que en nuestros riesgos no hab&iacute;amos tenido en cuenta conflictos armados porque en Europa occidental hace mucho tiempo que gozamos de tranquilidad y no hab&iacute;amos reparado en esta posibilidad. Cuando elaboramos el listado de riesgos con un grupo de investigadores cubanos, &eacute;stos nos alertaron de la importancia de considerar los posibles riesgos ocasionados por conflictos armados&rdquo;. Actualmente, las movilizaciones masivas de gente y las protestas surgidas por la Primavera &Aacute;rabe en el norte de &Aacute;frica o el 15M en Espa&ntilde;a y Europa, &ldquo;son actos que hasta el momento no se hab&iacute;an tenido en cuenta pero que ahora s&iacute; incluimos en nuestra matriz de riesgos&rdquo;, aclara Ortiz. Fuente: Mariola Norte/ Programa para la Formaci&oacute;n de Monitores en Materia de Divulgaci&oacute;n del Conocimiento 10 de febrero de 2012 localhost/casos-de-exito/la-upo-ecomimesis-y-research-a-1328871587/ La UPO trabaja en la mejora de la gestión de hábitats forestales de interés para Andalucía y Marruecos, bajo el marco del proyecto europeo TRANSHÁBITAT localhost/casos-de-exito/la-upo-trabaja-en-la-mejora-de-1329730400/ <img style="float: left;padding-right: 10px;padding-bottom:10px;" src="localhost/static/photologue/photos/cache/inves_transhabitat-1329730403_1_detail.jpg" alt="inves_transhabitat-1329730403.jpg" title="inves_transhabitat-1329730403.jpg" />La Universidad Pablo de Olavide, a trav&eacute;s de su &Aacute;rea de Ecolog&iacute;a, ha iniciado un proyecto de investigaci&oacute;n que tiene como objetivo la identificaci&oacute;n y mejora de la gesti&oacute;n de h&aacute;bitats forestales de inter&eacute;s transfronterizo para Andaluc&iacute;a y Marruecos. Esta l&iacute;nea de trabajo, financiada con 253.350 euros, forma parte de un proyecto europeo titulado TRANSH&Aacute;BITAT, una iniciativa liderada por la Consejer&iacute;a de Medio Ambiente con la que se pretende un trabajo com&uacute;n a favor de aquellas zonas transciendan los lindes de las fronteras geogr&aacute;ficas. Especies de distribuci&oacute;n amplia como la encina o los quejigos, as&iacute; como especies amenazadas como el pinsapo o el cedro de atlas, se beneficiar&aacute;n de las medidas surgidas a partir de esta investigaci&oacute;n. TRANSH&Aacute;BITAT es el acr&oacute;nimo de &ldquo;Desarrollo sostenible del espacio transfronterizo Red Natura 2000 y h&aacute;bitats de inter&eacute;s com&uacute;n Andaluc&iacute;a-Marruecos&rdquo;. Dotado con 5,6 millones de euros y financiado por los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER), este proyecto avanza hacia la puesta en valor de h&aacute;bitats naturales que comparten las regiones andaluza y marroqu&iacute;. Para ello, se apuesta por el dise&ntilde;o de nuevas estrategias de gesti&oacute;n y conservaci&oacute;n comunes, as&iacute; como por el establecimiento de prioridades ambientales a tener en cuenta en el desarrollo socioecon&oacute;mico y agropecuario de ambos entornos. Seg&uacute;n se&ntilde;ala Jos&eacute; Ignacio Seco, l&iacute;der de la l&iacute;nea de investigaci&oacute;n que se desarrolla desde la UPO, &ldquo;con este trabajo pretendemos eliminar las limitaciones en el dise&ntilde;o de medidas referentes a h&aacute;bitats y especies que generan las fronteras geogr&aacute;ficas, facilitando con ello un acercamiento de las pol&iacute;ticas de gesti&oacute;n ambiental y de desarrollo socioecon&oacute;mico de la Uni&oacute;n Europea hacia de sus fronteras exteriores con Marruecos&rdquo;. Junto a este investigador, el proyecto cuenta desde la universidad con el respaldo de Juan Carlos Linares y Jos&eacute; &Aacute;ngel Merino y la colaboraci&oacute;n del Grupo RNM-296 de la Universidad de Ja&eacute;n, con una dilatada experiencia en el estudio de especies comunes de Andaluc&iacute;a y Marruecos tales como el pinsapo. Para llevar esto a cabo, los expertos de la Pablo de Olavide desarrollar&aacute;n acciones de tipo inmaterial destinadas a conseguir una estructuraci&oacute;n del &aacute;mbito de intervenci&oacute;n centrada en diferentes acciones: de identificaci&oacute;n de h&aacute;bitats de inter&eacute;s transfronterizo, de gesti&oacute;n y conservaci&oacute;n, de recuperaci&oacute;n y de desarrollo socioecon&oacute;mico y agropecuario. Como resultados se espera conseguir la mejora de la colaboraci&oacute;n entre entidades andaluzas y marroqu&iacute;es en la conservaci&oacute;n/gesti&oacute;n ambiental como base de un desarrollo socioecon&oacute;mico y agropecuario sostenible en los h&aacute;bitats de inter&eacute;s transfronterizo. &nbsp; 20 de febrero de 2012 localhost/casos-de-exito/la-upo-trabaja-en-la-mejora-de-1329730400/ Desarrollan un método que facilita la catalogación temprana de especies invasoras localhost/noticias/desarrollan-un-metodo-que-faci-1359373336/ <img style="float: left;padding-right: 10px;padding-bottom:10px;" src="localhost/static/photologue/photos/cache/ivanlobato-1359373338_1_detail.jpg" alt="ivanlobato-1359373338.jpg" title="ivanlobato-1359373338.jpg" />Medir los riesgos de sufrir cambios en un ecosistema por la introducci&oacute;n de especies al&oacute;ctonas, de un modo sencillo y accesible. Este es el objetivo de la matriz GAGO, un m&eacute;todo de catalogaci&oacute;n temprana de especies invasoras dise&ntilde;ado por Ivan Lobato, licenciado en Ciencias Ambientales por la Universidad Pablo de Olavide. Ecosistemas, publicaci&oacute;n cient&iacute;fica editada por la Asociaci&oacute;n Espa&ntilde;ola de Ecolog&iacute;a Terrestre, recoge en su &uacute;ltimo n&uacute;mero un art&iacute;culo donde se desarrolla esta herramienta, que busca servir de alternativa a los m&eacute;todos de catalogaci&oacute;n que act&uacute;an una vez producida la invasi&oacute;n de un h&aacute;bitat. &ldquo;Una de las posibles debilidades que plantea la catalogaci&oacute;n de especies invasoras es el hecho de considerar las invasiones una vez se han producido. Ello redunda en la cadena de actuaci&oacute;n, pues ignora la detecci&oacute;n temprana y la respuesta, para convertirse en un m&eacute;todo de contenci&oacute;n, que queda limitado a que las especies que ya han invadido no se extiendan&rdquo;, afirma Iv&aacute;n Lobato. Para &eacute;ste, la finalidad de su m&eacute;todo no es establecer un listado de invasiones representativas sino facilitar un sistema de informaci&oacute;n codificado, de f&aacute;cil acceso &ldquo;que responda a las preguntas de d&oacute;nde, c&oacute;mo y cu&aacute;ndo se pueden producir las invasiones, con la mayor premura posible&rdquo;. En concreto, GAGO es una matriz de competitividad, producto de confrontar las especies aut&oacute;ctonas con aquellas al&oacute;ctonas susceptibles de ser consideradas como invasoras, detectadas en el &aacute;rea de estudio, en entornos cercanos o que, por su forma de dispersi&oacute;n, puedan considerarse factible su invasi&oacute;n. Su aplicaci&oacute;n est&aacute; pensada tanto para flora como para fauna e, incluso, para estudios de car&aacute;cter mixto. Para ello, establece indicares para cuestiones como el h&aacute;bitat, la alimentaci&oacute;n, la depredaci&oacute;n, la germinaci&oacute;n, el crecimiento o las relaciones alelop&aacute;ticas. El cruce de variables permite conocer si existe una relaci&oacute;n negativa, positiva o neutra entre especies. &ldquo;Con base a la informaci&oacute;n obtenida, se puede intuir qu&eacute; especie es susceptible de ser incluida en el cat&aacute;logo, a raz&oacute;n de que manifieste una mayor&iacute;a de resultados negativos sobre las especies originarias&rdquo;, comenta Lobato. Para cerrar este proceso de catalogaci&oacute;n, su m&eacute;todo propone validar los resultados siguiendo dos fases: an&aacute;lisis de la invasividad y an&aacute;lisis de la vulnerabilidad de las especies amenazadas. Siguiendo valores estad&iacute;sticos, se analiza los puntos d&eacute;biles del ecosistema, &ldquo;de manera que, si cruzando los valores de ambas categor&iacute;as se obtiene un &iacute;ndice superior al l&iacute;mite, nos encontramos ante una especie ex&oacute;tica a catalogar como invasora&rdquo;, concluye el autor. Fuente: DUPO 28 de enero de 2013 localhost/noticias/desarrollan-un-metodo-que-faci-1359373336/ San Acisclo no fue ajusticiado en el anfiteatro de Córdoba. Según un estudio de la Pablo de Olavide. localhost/noticias/san-acisclo-no-fue-ajusticiado-1359373359/ <img style="float: left;padding-right: 10px;padding-bottom:10px;" src="localhost/static/photologue/photos/cache/inves_sanacisclo-1359373361_1_detail.jpg" alt="inves_sanacisclo-1359373361.jpg" title="inves_sanacisclo-1359373361.jpg" /> San Acisclo no fue ajusticiado en el anfiteatro de C&oacute;rdoba. As&iacute; lo afirma Rafael Hidalgo Prieto, profesor de la Arqueolog&iacute;a de la Universidad Pablo de Olavide, en un estudio publicado en el &uacute;ltimo n&uacute;mero de la revista especializada Habis. En &eacute;l desmiente algunas de las premisas planteadas tras el hallazgo de este nicho arqueol&oacute;gico en los bajos del actual rectorado de la Universidad de C&oacute;rdoba, de gran valor para conocer la configuraci&oacute;n de la zona en &eacute;poca romana y su evoluci&oacute;n. Los resultados obtenidos apuntan, adem&aacute;s, a que este anfiteatro no fue durante la Antig&uuml;edad Tard&iacute;a un centro de culto paleocristiano como se ven&iacute;a afirmando hasta ahora. &ldquo;A ra&iacute;z de su descubrimiento, los excavadores plantearon que el edificio fue el lugar donde, al final de su suplicio, habr&iacute;a muerto el m&aacute;rtir cordob&eacute;s Acisclo a principios del siglo IV d.C. Este trabajo viene a confirmar que seguimos sin saber d&oacute;nde fue ajusticiado&rdquo;, apunta Rafael Hidalgo. Seg&uacute;n se&ntilde;ala, la noticia que hace referencia a que la pasi&oacute;n y muerte de este santo, patr&oacute;n de la capital cordobesa, se produjo en el anfiteatro de C&oacute;rdoba corresponde a un texto de &eacute;poca medieval, la passio Aciscli et Victoriae, redactado por alguien que desconoc&iacute;a completamente los hechos reales acaecidos en la ciudad. Este desconocimiento hace que, como refleja el art&iacute;culo, el texto sea una copia casi literal de la narraci&oacute;n de otra pasi&oacute;n, en concreto la de la m&aacute;rtir italiana Santa Cristina. &ldquo;A tal documento no se le puede conceder ning&uacute;n tipo de rigurosidad hist&oacute;rica, continuando as&iacute; completamente abierta la inc&oacute;gnita de d&oacute;nde pudo producirse el martirio de San Acisclo&rdquo;, afirma el profesor Rafael Hidalgo Prieto. A ello se suma otras evidencias como la ausencia de tumulatio ad sanctos, una pr&aacute;ctica que tiene su origen en el deseo de los fieles de enterrarse junto al lugar donde ocurri&oacute; el martirio o cerca de las reliquias del m&aacute;rtir, con la firme creencia de que &eacute;ste interceder&iacute;a a favor del propio difunto. Otra de las hip&oacute;tesis mantenidas en torno a estas excavaciones apunta a que sobre las ruinas del anfiteatro se habr&iacute;an construido durante la Antig&uuml;edad Tard&iacute;a un centro de culto paleocristiano. &ldquo;A este supuesto centro de culto se han querido vincular diversos &aacute;bsides aparecidos durante la excavaci&oacute;n, pero &eacute;stos no pueden corresponder a capillas cristianas&rdquo;, apunta este arque&oacute;logo. Seg&uacute;n el estudio realizado, esto se confirma por el hecho de que en la excavaci&oacute;n no ha aparecido ninguna evidencia que permita pensar que la zona se destin&oacute; al culto cristiano. Por el contrario, cabe la posibilidad de que los &aacute;bsides correspondan al sistema de cimentaci&oacute;n del propio anfiteatro, en concreto a una reforma efectuado a lo largo de su vida. 28 de enero de 2013 localhost/noticias/san-acisclo-no-fue-ajusticiado-1359373359/